Momentos. Hamburgo 2007
 

 

 

Me gustaría aclarar que la exposición que presento ahora en Hamburgo no es representativa de mi obra y sin embargo forma parte indisoluble de ella. Me explico: empecé a pintar, empujado por ese afán de expresar la belleza que nos mueve a todos los artistas. Unos lo hacen mediante palabras, otros, mediante la música y algunos más, entre los que me cuento, mediante la pintura. Al verme abocado a utilizar ese medio como forma, para mí, natural de expresión (es decir, al no saber hacer otra cosa), la convertí en mi profesión y en mi vida y la practiqué con ahínco, podría incluso decir que desde todos los ángulos.

Estos cuadros, en particular, obedecen a la necesidad de plasmar ciertos estados de ánimo producidos por momentos concretos de mi experiencia vital.  He pretendido narrarlos, con la brevedad y la síntesis a las que recurre el escritor de novelas cuando siente la necesidad de escribir cuentos. En efecto, creo que este tipo de cuadros son, a la pintura, lo que el cuento a la literatura: un microcosmos. Tal vez también sean un producto de la madurez. Desde luego no los considero un juego, ni un divertimento ocasional, aunque no se tampoco durante cuanto tiempo lo ejerceré: yo no soy un pintor de género, sino un pintor enamorado de los géneros y de la pintura. 

Antonio Escobar